gorkula.com
Desde hace años intento llevar un logbook en el que apunto diariamente lo que he hecho. A modo lista, sin extenderme demasiado.

En 2022 escribí casi todos los días, menos un par. En 2023 hay meses enteros vacíos. Para 2024 voy a intentar llenar todo, aunque no tenga ganas.


2023 lo empecé a tope. Motivado. Se puede ver en la pegatina que elegí para la cubierta. Pero me fui desinflando por el camino. El optimismo venía porque en breve me darían el permiso de trabajo. La espera se alargó hasta casi mitad del año. La otra mitad la pasé aplicando y recibiendo rechazos. Uno tras otro. Más de 100.

2024 lo he empezado bastante negativo. Me cuesta creer que pueda ser peor que 2023 pero la vida está cargada de sorpresas.

Espero que 2024 sea un buen año aunque mis ánimos a día 1 de enero estén a dos metros bajo tierra.

Solo tengo dos propósitos de año nuevo: llegar con vida a final de año y conseguir un trabajo digno.
01 Jan - Sin comentarios - ego


He salido a pasear y me he encontrado una bala en la acera de enfrente de casa. Hace un tiempo me encontré un casquillo. Pensé que lo había publicado por aquí pero parece ser que no.

Ayer vi un coche ardiendo en la autopista. No quiero ponerme fatalista.
18 Dec - Sin comentarios - chicago
No tengo claro cuál es el porcentaje del tiempo diario que paso hablando español o inglés. Libros, tv y conversaciones del día a día suelen ser en inglés. Spanglish en casa. Español por whatsapp.

Por algún motivo que desconozco empiezo muchas historias diciendo “it’s funny that…” y luego digo algo que no es “funny at all”. No tengo ni idea de por qué lo hago. No me gusta.

Mi inglés ha mejorado mucho y mi español ha empeorado. En líneas generales, estoy confundido.
10 Dec - Sin comentarios -
Los snacks “de fuera” siempre van muy caros
En Valencia abrió hace muchos años una tienda llamada Taste of America. Era el típico sitio donde la gente iba a por una Coca-Cola de cereza o vainilla.

La única vez que fui fue en primavera de 2022 y compré unos Pop Tarts para enseñarles a unos amigos.

Un poco antes empezaron a abrir más tiendas por el estilo. Una enfrente de la Estación del Norte y otra en la Plaza de la Reina. Entré a buscar Flaming Hot Cheetos y los tenían a 10€. Podía esperar a volver a Chicago.

Esta noche me he encontrado una tienda parecida en Chicago, con snacks sobre todo mexicanos y asiáticos.





Ningún producto tenía el precio puesto. Sabía que iba a ser caro. He dado un par de vueltas y me he decidido por un Kit-Kat de boniato. Le he preguntado al dependiente. $18. Lo he vuelto a dejar y nos hemos ido sin comprar nada.

Ahora buscando en la web he visto que online los venden a $12. A ese precio tal vez los hubiese comprado. Aunque me siguen pareciendo carísimos.

Una vez probé varios Kit-Kat de sabores raros cuando un chico japonés que conocí en Los Angeles vino a visitarme a Barcelona. Me trajo un buen surtido de cosas que el sabía que no había probado.

Algún día espero poder ir a Japón y probar algunas cosas más.
02 Dec - Sin comentarios - comida
Ha vuelto a nevar (poco)
Cada año escucho frases del estilo de “el año pasado por estas fechas ya estaba todo nevado”. Lo que suelo hacer es sacar el teléfono y buscar fotos que lo demuestren. Suelo sacar fotos de todo. Muchas veces la idea es publicar esas fotos aquí. Luego pienso que a nadie le importa lo que escriba aquí y acabo dejándolo.

La primera nevada de esta temporada cayó para Halloween. La segunda ha caído esta mañana.

Ha sido una nevada ligera que a penas ha durado unas horas. Cuando se ha despertado mi mujer por la mañana lo primero que ha hecho al ver la nieve ha sido despertarme. Luego ha levantado el estor y ha acercado la torre del gato a la ventana para que pudiese disfrutar de las vistas. Pepe ha estado observando un buen rato.




Me gusta cuando nieva poco y de repente porque cambia el paisaje completamente pero no interrumpe la vida. No hay que quitar la nieve de la carretera porque se derrite rápido, tampoco hay que descongelar los cristales del coche ni quitar la nieve a paladas para poder aparcar.

La parte mala es que pienso que “no es una nevada de verdad” y no me abrigo tanto como debería.
26 Nov - Sin comentarios - chicago, nieve